¿Cómo puede optimizar el surtido de su supermercado?

¿Cómo puede optimizar sus gamas de productos en los supermercados?

Margot Bonhomme
12 diciembre 2023 - 8 min lectura

Optimizar el surtido de los supermercados es un factor clave para el éxito comercial de una tienda y una marca.

Sin embargo, encontrar el equilibrio adecuado entre satisfacer las expectativas de los consumidores y mantener un alto nivel de rentabilidad puede resultar complejo.

Por eso, negociar y optimizar los surtidos en los supermercados exige un análisis constante y meticuloso de diversos factores, como la naturaleza del producto, la ubicación del punto de venta, las variaciones estacionales, la capacidad de compra de los consumidores, etc.

Este artículo le guiará a través de las distintas etapas que intervienen en la creación del mejor surtido posible para los supermercados.

Criterios que hay que tener en cuenta al construir una gama

Establezca su estrategia de distribución

No aplicará la misma estrategia en función de la cadena de tiendas a través de la que distribuya sus productos.

Además de cambiar la oferta, el precio o incluso el envase, tiene que distribuir sus productos en tiendas que se ajusten a su imagen de marca. No todos los productos se venden en todas las tiendas.

También debe tener en cuenta que algunas cadenas quieren la exclusividad de determinadas marcas. Esto no significa necesariamente que no puedan venderse en ningún otro sitio. Sin embargo, para atraer a una clientela objetivo y diferenciarse a través de su oferta, algunas tiendas o cadenas exigen la exclusividad sobre una gama o un producto, que por tanto no puede incluirse en otros planes de surtido.

Comprender los objetivos de los distribuidores

Los objetivos de ventas varían entre usted y sus distribuidores.

Mientras usted quiere alinear la oferta de su tienda con sus objetivos de ventas, los minoristas buscan satisfacer la demanda de los consumidores y maximizar la rentabilidad. A la hora de confeccionar sus surtidos, se tiene en cuenta sobre todo la capacidad de los consumidores para acudir a comprar los productos disponibles en la tienda. Por ejemplo, se tiene en cuenta la categoría socioprofesional: si la clientela principal de una tienda está formada por hogares con un estatus socioprofesional alto, podrá almacenar productos más caros.

El reto reside en el efecto precio/volumen para la tienda:

  • "¿Tengo suficiente atractivo para que vengan a mi tienda y no a otra? " ;
  • "¿Tengo suficientes productos complementarios para que la gente compre el mayor número posible de productos más caros?

Su reto es satisfacer las necesidades de los clientes reduciendo al mismo tiempo el tiempo de compra. Con un espacio de venta limitado, los directores de tienda buscan maximizar su rentabilidad por metro cuadrado.

Además de estos objetivos divergentes, también hay que determinar la cantidad de productos. La cantidad de productos de la gama depende de la cuota de mercado (MSP).

Por ejemplo, si la salsa de tomate tiene una cuota de mercado del 10% en un departamento determinado, debe representar el 10% del surtido de ese departamento. Al crear surtidos, los distribuidores también tienen en cuenta la cuota de mercado de cada marca.

Y PDM es importante para mantener las ventas. Para entenderlo mejor, pongamos un ejemplo concreto:

En Francia, el jamón tiene una cuota del 25% del mercado de charcutería.

Entre las marcas que venden jamón, la marca 1 tiene una cuota de mercado del 15%.

Naturalmente, el jamón ocupa el 25% del lineal de charcutería. Entre las marcas que venden jamón, la marca 1 ocupa el 15% del lineal.

Este departamento vende una media de 10.000 euros a la semana, es decir, 480.000 euros al año.

El jamón PDM representa 120.000 euros de ventas al año y la marca 18.000 euros anuales.

Pero no siempre es así.

La tienda no ha tenido en cuenta el PLV del jamón. Por tanto, sólo asigna el 20% del espacio del lineal al jamón. El 5% restante se reasigna a las tartas, que normalmente sólo tienen un margen de ventas del 5%.

En este caso, el volumen asignado a la tarta es mayor que el volumen consumido.

La facturación del paté en croûte es de 24.000 euros al año.

Las ventas de jamón han descendido a sólo 96.000 euros anuales (una caída del 20% en las ventas anuales del departamento).

La facturación de la marca 1 es ahora de sólo 14.400 euros al año (-20% de facturación anual).

Todos salen perdiendo, aunque la cuota de mercado de la marca 1 no haya cambiado. Pero esto puede ir tanto hacia arriba como hacia abajo en el surtido.

El PDM del jamón es muy respetado y factura 120.000 euros al año. Pero la marca 1 está perdiendo un 5% en favor de la marca 2, que normalmente sólo tiene una cuota del 5%.

Por tanto, la marca 1 generará un volumen de negocio de 12.000 euros / año para la tienda de jamones.

La marca 2 genera un volumen de negocio de 6.000 euros anuales para la tienda.

En este caso, el volumen asignado a la marca 2 es superior al volumen vendido. La tienda pierde 4.000 euros y la marca 1 pierde 6.000 euros debido a un mal surtido en el lineal.

Es importante comprender que si uno o varios productos emblemáticos no están presentes, el lineal perderá volumen de ventas, lo que también repercutirá en el productor. Productores y distribuidores no compiten. Todo lo contrario: son aliados, con el objetivo común de aumentar las ventas. Si uno gana más, intrínsecamente, también lo hace el otro.

La PDM, basada en datos externos fiables como el IRI, es una buena forma de explicar a sus distribuidores cómo, aumentando su presencia en los surtidos, pueden ganar en volumen de negocio. De hecho, si asignan el PDM que les falta a otro producto, pueden tener más roturas, ¡sobre todo cuando se trata de productos frescos como el jamón!

Es importante señalar que las cifras de ventas pueden variar de una región a otra. Por ejemplo, las galettes y los crêpes tienen una MDP mucho mayor en Bretaña que en Auvernia.

Por último, el tipo de surtido cambiará en función del tipo de minorista. Por ejemplo, Lidl y Monoprix no basan su estrategia comercial en los mismos criterios y, por tanto, no venden los mismos productos. Además, dentro de cada tienda, el estrato o modulación afectará a la amplitud y profundidad del surtido.

Eso es lo que veremos juntos en el resto de este artículo.

Tipos de surtido en los supermercados

En la distribución de supermercados, los surtidos se refieren a la variedad de productos disponibles para la venta en una tienda. Los tipos de surtido se clasifican generalmente en función de la amplitud y profundidad de las gamas de productos que se ofrecen.

En total, hay cinco tipos de gama de supermercados.

  1. Amplio surtido, que ofrece una gran variedad de categorías de productos diferentes. Por ejemplo, un hipermercado que ofrece artículos que van desde la alimentación hasta la ropa, pasando por la electrónica y los productos para el hogar.
  2. Lagama Profound, que ofrece una amplia selección en una categoría de productos específica. Por ejemplo, una tienda especializada en vinos y licores con una amplia selección de vinos de distintas regiones, variedades de uva y añadas.
  3. Surtido limitado, que ofrece un número limitado de productos, a menudo centrándose en los artículos más populares o más vendidos. Por ejemplo, una tienda de conveniencia o una pequeña tienda de comestibles que se centra en productos básicos y de uso diario.
  4. Lagama ampliada, que combina amplitud y profundidad, ofreciendo una gran variedad de categorías de productos y muchas opciones dentro de cada categoría. Por ejemplo, un gran supermercado o hipermercado que ofrece una amplia gama de productos en cada categoría.
  5. La gama Estacional, que ofrece productos temporalmente en función de la estación o de acontecimientos concretos. Por ejemplo, productos navideños en diciembre, artículos de jardinería en primavera, material escolar en agosto-septiembre.

¿Cómo crea su plan de surtido?

Un plan de surtido de supermercado es una estrategia detallada que define qué productos se venderán en una tienda o cadena de tiendas. Este plan es esencial para garantizar la disponibilidad de una selección de productos que satisfaga las necesidades y preferencias de los clientes, maximizando al mismo tiempo la rentabilidad y la eficiencia del espacio de venta.

He aquí algunos elementos clave de un plan de surtido:

  1. Selección de productos: el plan determina las categorías y referencias concretas de productos que deben almacenarse. Puede incluir una gran variedad de artículos, desde los básicos hasta los especializados o de temporada. El objetivo es ocupar el mayor espacio posible en las estanterías (y, por tanto, en las de la competencia);
  2. Profundidad y amplitud del surtido: La profundidad se refiere al número de variantes de un mismo producto (como diferentes sabores o tamaños), mientras que la amplitud se refiere a la gama de diferentes categorías de productos que se ofrecen;
  3. Adaptación a las necesidades locales: las cadenas suelen elaborar un plan nacional de surtido. El plan también debe tener en cuenta las características específicas de los clientes locales. Por ello, las tiendas tienen libertad de adaptación. Se respeta un determinado porcentaje del plan nacional de surtido. Suele ser del ~95% en las tiendas integradas y del ~80% en las independientes;
  4. Tener en cuenta la estacionalidad: la planificación debe anticiparse a la demanda y adaptarse a las necesidades estacionales de los consumidores. Por eso es importante que una marca siga el plan de surtido, que será dinámico a lo largo del año. Por ejemplo, en Navidad, el surtido de aves de corral es más amplio y profundo;
  5. Adaptarse a las tendencias del mercado y a los hábitos de los consumidores: para optimizar sus surtidos, también es necesario tener en cuenta los cambios macrodemográficos, a escala local y nacional, así como la evolución de la sociedad. El mercado halal en Francia es un buen ejemplo. De solo 80 millones de euros en 2009, el mercado de productos halal en los supermercados ha pasado a 282 millones de euros en 10 años, lo que supone un aumento del 247 %;
  6. Rentabilidad: Cada producto de la gama debe contribuir a la rentabilidad global, teniendo en cuenta factores como el margen de beneficios, la rotación de existencias y el atractivo para el cliente;

Cómo optimizar su gama

Optimizar el espacio de venta

Hay tres tipos de productos de supermercado:

  • Productos atractivos: sin su presencia en el lineal, los consumidores no acudirán a la tienda. Se trata de productos fuertes en los que las cadenas y las tiendas tienen poca influencia para obtener márgenes. Estos productos se colocan generalmente en la cabecera del pasillo o al final del lineal. Por ejemplo: Nutella para untar;
  • Otros productos de marca nacional: son los productos más rentables para las tiendas, ya que pueden obtener mayores márgenes con ellos. Estos productos suelen colocarse en el centro de las estanterías. Por ejemplo: Lucien Georgelin para untar;
  • Marcas blancas: estos productos son cada vez más populares, ya que ayudan a controlar la imagen de la marca, ampliar la gama y generar márgenes elevados. Estos productos se colocan generalmente alrededor de los productos de marca nacional. Por ejemplo: Carrefour spread.

Los supermercados ofrecen actualmente una media de entre 7.000 y 10.000 artículos. Los hipermercados tienen entre 10.000 y 30.000 artículos. Pero la tendencia actual es que los minoristas optimicen el uso de su espacio de venta.

🚨 Para entender las próximas tendencias para 2024 en los supermercados, te invito a leer nuestro libro blanco sobre la optimización de las ventas en supermercados.

Esto puede dar lugar a una selección más limitada de productos, favoreciendo a los que ofrecen una rápida rotación. Además, el número de nuevas marcas y referencias en el mercado se dispara, y la creciente presencia de marcas blancas reduce aún más el espacio disponible en los lineales.

El espacio de venta es un recurso precioso, y no hay sitio para todos. Y es sobre todo el segundo tipo de productos (otros productos de marcas nacionales) el que ocupa la mayor parte.

Por eso es vital seleccionar productos que garanticen una rápida rotación y altos márgenes de beneficio. Según un estudio de Nielsen, los productos de alta rotación pueden representar hasta el 80% de las ventas totales de una tienda. Concentrando el surtido en estos productos de gran demanda, las tiendas pueden maximizar su rentabilidad al tiempo que responden eficazmente a las necesidades de los clientes.

Gestión de existencias perfeccionada

Una gestión de existencias bien orquestada es crucial para mantener la disponibilidad de los artículos más populares, evitando al mismo tiempo los excedentes. Según McKinsey & Company, una gestión optimizada de las existencias puede aumentar las ventas entre un 2 y un 5% y mejorar los márgenes brutos entre un 5 y un 10%. Se trata de encontrar un equilibrio entre garantizar una disponibilidad constante de los productos y reducir los excesos de existencias o las roturas de stock.

Ajustes periódicos del surtido

Ajustar regularmente el surtido es un elemento fundamental para garantizar la pertinencia y el atractivo de la oferta en tienda. Esto implica evaluar constantemente el rendimiento de las ventas de los productos y prestar especial atención a las opiniones de los clientes y a los cambios en el comportamiento de compra.

La clave es la adaptabilidad. Revisando con frecuencia la gama en función de sus análisis, puede ajustar su oferta para responder mejor a las expectativas actuales del mercado y, por tanto, vender más. Esta estrategia garantiza que la gama de productos ofrecida siga siendo no solo atractiva, sino también perfectamente adaptada a las necesidades y deseos de los consumidores.

Un surtido bien ajustado refleja un profundo conocimiento del mercado y de las tendencias de consumo, maximizando la eficacia de la presentación de los productos y la satisfacción del cliente, al tiempo que optimiza el rendimiento de las ventas.

Estudio del gestor sectorial
¿Listo para conquistar el campo? 
Prueba Sidely gratis durante 15 días. 
Solicite una demostración
En el suelo
Su fuente diaria de consejos empresariales
Inscríbase ahora
¿Listo para conquistar el campo? 
Solicite una demostración